Risotto para el Sistema Sanguíneo

Risotto de Remolacha
Cuando los campesinos italianos comenzaron con sus platos de arroz, estaban simplemente usando los productos que tenían en sus hogares. Era una cuestión económica y dudo mucho que tuvieron algún pensamiento en aspectos de salud. Sin embargo el que el risotto sea cocinado a través de la reducción conduce a que más vitaminas y nutrientes – especialmente de los vegetales usados – se mantengan en el plato en lugar de ser desperdiciados en un agua que normalmente se votaría al final. Al incluir varias remolachas es casi como inyectar una buena porción de salud al cuerpo, especialmente a la sangre. Si desea una inyección aún más efectiva, tome simplemente el sumo de la remolacha. Se prepara mucho más rápido que un risotto.

Para este risotto de remolacha usé:

  • 300 g arroz arbóreo
  • cuatro remolachas de tamaño medio (se puede variar entre dos y cinco)
  • tres cebollas, picadas
  • 1,5 litro caldo (de vegetal o de oveja)
  • 200 ml vino blanco
  • 7 – 10 hojas de sabio, picadas
  • 2 cucharas de chocolate negro
  • 3 cucharas de café (líquido)
  • 2 cucharas de salsa de Guinness
  • 100 g mantequilla
  • 120 g queso parmesano
  • 5 clavos de olor (molidos)

Prepare el caldo y haga un café (puede ser un expreso). Caliente la mantequilla en la hoya. Después de cortar la cebolla y rallar la remolacha, sofreír la cebolla, los clavos y el sabio en 60 gm de mantequilla. Cuando la cebolla está transluciente, se agrega el arroz. Tan pronto como éste también se ha puesto brillante, se añade el vino, y cuando el vino ha sido absorbido, se añade la remolacha. Después de uno ó dos minutos removiendo todo, se hecha el primer cucharón de caldo. La temperatura debe ser cual, que el caldo siempre está hirviendo, pero no muy caliente. Se sigue añadiendo poco a poco el caldo, siempre evitando tener mucho líquido en la hoya y siempre removiendo. Cuando la mitad del caldo se ha usado, se añaden café, chocolate, guinness, seguidos por uno o dos cucharones de caldo. Al agregar 70 gm del queso parmesano, se continúa añadiendo cucharones de caldo poco a poco hasta que se obtiene la consistencia deseada – melosa, cremosa – y el arroz ha sido cocinado.

En este punto se añade el resto de la mantequilla y se deja reposar tapado por unos 10 minutos. Al servir se usa el resto del queso parmesano en los platos independientes. En el plato yo también añado un poquito de aceite de oliva.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s