Pan con un Error Maravilloso

Pan de Calabaza y Cilantro

Estaba seguro que era perejil. Más tarde, durante una conversación acerca de los ingredientes que estaba usando, me olvidé del nombre en inglés y tuve que leer la etiqueta. Fue así como descubrí que había tomado hojas de cilantro. En sus formas, ambas plantas tienen hojas similares, pero en cuanto a sus sabores, las separan mundos. Mi error produjo un resultado fenomenal. Posiblemente el mejor pan que he sacado de un horno hasta el día de hoy.

La necesidad inmanente de hornear panes y el placer de comerlos recibieron un impulso cuando vi una calabaza (butternut squash) reposando junto a naranjas, manzanas y limones. Pan con calabaza es una combinación que yo ni había planeado, ni me había imaginado anteriormente, aunque ya he usado calabaza varias veces y es un sabor que me agrada mucho. Hay cosas que de un momento al otro vemos en sus estados de madurez, sin haberlas percibido en su estado de verdura. El tráfico vivaz y constante de impresiones, un espíritu alegre en su energía creativa, el hambre constante de mis sentidos, debido a la riqueza culinaria que conocí en mi familia a través de un largo tiempo, todos estas cosas contribuyen al ser en este dramaturgo del café. Me encanta el realizar, ya sea a base de ideas espontáneas o de aquellas que son un desarrollo de largo tiempo.

Butternut Squash - cucurbita moschata (duchesne ex poiret)

Anquito, calabaza, zapallo coreano o butternut squash, su nombre botánico es cucurbita moschata (duchesne ex poiret) y así como otras variedades del género cucurbitas, su origen es en el centro y el sur del continente Americano. Con calabazas he cocinado varias so

pas y estas le dan su sabor a una de las mejores tortas dulces que podemos disfrutar. Lo que no le gusta a muchos es la dificultad de quitarle la cáscara, pero hay un método simple que facilita una pelada más fácil – usar un pelador. Una alternativa es el uso de la calabaza japonesa Hokaido. Ademas de esto, al tostar el butternut squash en el horno o al fuego, la cáscara se puede comer fácilmente. Las semillas también se pueden tostar y comer, aunque no son las mismas que se ofrecen en el mercado.

Me gusta considerar la importancia del estado de un vegetal entre el estar crudo y cocinado, especialmente cuando uso el horno. Por esta razón decidí esta vez hacer algo diferente al cortar la calabaza. La mitad la rallé y la otra mitad la corté en trozos pequeños. De esta forma intenté obtener más de su sabor, tanto como mantener lo más posible de su color y textura.

  • 500 g harina integral
  • 450 g butternut squash
  • unos 20 ó 25  g hojas de cilantro
  • 9 g sal
  • 7 g café (molido fino)
  • levadura para 500 g de harina
  • 7 cucharas aceite de oliva
  • unos 330 ml agua tibia
para rallar en pedacitos
para rallar fino

Harina, sal, levadura y café son mezclados bien y añadiendo el aceite de oliva se continua mezclando. Después de añadir la calabaza y las hojas de cilantro, se amasa añadiendo agua poco a poco hasta que tenga la consistencia apropiada – no seca, pero no muy mojada – aproximadamente unos 20 minutos. En una vasija con algunas gotas de aceite de oliva se deja reposar la masa por unos 40 minutos, cubierta por un paño húmedo. Después de amasar la masa una segunda vez por unos 10 minutos, se pone en el molde apropiado, que también ha sido engrasado con pocas gotas de aceite de oliva, en el cual la masa ha sido rotada para que obtenga un poco de aceite por todos lados. La masa debe reposar, cubierta con un paño húmedo – alrededor de una hora, o más – hasta que crezca considerablemente. Cubierta con aluminio (sin fijarse en los bordes) se pone en el horno a 175° por 15 minutos. Al remover el aluminio se continua horneando por 30 minutos más. 

El hornear panes puede ser una celebración para los sentidos y una celebración significa normalmente la participación de más de una persona. Hagan una celebración invitando a amigos (y amigos futuros), que compartan la experiencia del horneo. Realmente no es necesario que los invitados estén presentes desde el principio durante la preparación de los ingredientes, pero un placer valioso de hacer panes es el disfrutar los olores que emanan del horno, aún antes de que el pan esté listo. Además del disfruto para el olfato, es una gran ventaja el poder comer el pan en estado fresco, pues al próximo día ya ha perdido su frescura. Por lo tanto vale la pena comer todo el pan el mismo día y estoy seguro que los visitantes estarán dispuestos a ayudar.

Pan con Calabaza y Cilantro - parcialmente deborado

Panes de mejor cualidad se pueden comer sin mucha ayuda de otros productos que disturban el aprecio de su sabor. Este pan no necesita mucho acompañamiento. Un buen aceite de oliva o un poco de mantequilla sería más que suficiente. Crema de queso también sería aceptable. Si se desea, se puede acompañar con una ensalada o un buen vino.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s