Fotografía de Café / Sebastião Salgado

Mujer separando café en Karnataka, sur de India (2003) / Sebastião Salgado

La suerte de Sebastião Salgado no es una común. Nacido el 1944 en la pequeña ciudad de Aimorés al sureste de Brasil, atendió la Universidad de Sao Paulo graduándose en el 1967. En el mismo año se casó con la pianista (mas tarde arquitecta) Lélia Deluiz Wanick, la cual tenía una cámara Leica. Por razónes políticas emigraron a Paris en el 1969. Durante su empleo como economista en la Organización International del Café (ICO) en Londres, Salgado visitó muchos países en los cuales usó la Leica de su esposa varias veces. Fue así como descubrió su pasión por la fotografía y se sintió desafiado por ella, tanto que aparte del 1973 decidió dedicarse a ser fotoperiodista. Sus estaciónes lo llevaron a las agencias fotográficas Sygma y Gamma, antes de llegar a la famosa Magnun, donde trabajó desde 1979 hasta el 1994. Fue suerte oportuna que estaba cerca de Ronald Reagan en el 1981 durante su atentado y las fotos que tomó durante esos minutos le fueron de gran ayuda financiera. Lo considero también suerte, que después de una niñez intranquila le fue posible dejar su tierra, tan rica en riquezas y en pobrezas, cultura y vegetación singular, para viajar por el mundo y desarrollar sus formas de ver y de pensar a través de la fotografía. Esta fue la misma que le otorgo el instrumento apropiado para comunicarse en temas sociales de relevancia global pero que incumben tanto a las raíces de la industria del café, la cual es tan importante para su tierra. Desde muchos años Brasil es el país con el volumen más grande en el exporte del café.

Recogiendo café en la Co-operativa Todo Santerita, Todos Santos Cuchumatanes, Guatemala (2006) / Sebastião Salgado

Su trabajado le pone la atención principal al nivel más bajo en nuestras sociedades tematizando la migración, la labor, la industria, niños y asilantes. Si se piensa que estos tienen poco que ver con el café, varios detalles en el mundo desequilibrado de la industria del café deben ser considerados, especialmente las personas que forman el enlace más importante en la cadena: los agricultores y trabajadores del café.

Indígena de Arhuaco en Pueblo Bello, Colombia (2007) / Sebastião Salgado

Las series fotográficas de café fueron tomadas en India, Etiopía, Brasil y Guatemala y cubren la belleza de la cultura y de la naturaleza, lo rico y lo primitivo, la simpleza y la maestría detrás del mundo complejo en la cultivación del café. Salgado enseña la inmensidad del mundo del café anterior al punto cuando llega a ser involucrado en la tecnología y antes de ser situado en el mundo consumador, antes de llegar al bar o a cualquier taza de espresso alrededor del mundo.

En el sur de India se muestra la belleza con un simple día de trabajo. Belleza a través de la estética, demostrando el trabajo en forma primitiva y meditativa, enseñando una cantidad mínima de colores y texturas. Mostrando belleza con la presencia sensual de una mujer de la cual no vemos la cara. Su postura, su cabello largo y negro entrenzado, sus manos casi escondidas y las flores (pudieran ser de café) decorando su cabeza, todos hablan de belleza fina – cultural y natural, una combinación no común. Pero permítame la brutalidad de mencionar que esta misma belleza es el retrato de un deber que normalmente equivale a no más de un Euro o un Dólar al día.

Secando el café (de forma natural) en Aricha, Etiopía (2004/05) / Sebastião Salgado

Aquí tengo que pensar inevitablemente en la mejor cafetería del mundo. Arquitectura única, minimalística, rodeada por plantas de banana y el café está siendo secado en las afueras, en el mismo patio.

Es simultáneamente encantador y problemático el contemplar el desarrollo, lo complejo y la tecnología a nuestro alrededor y notar que sabemos poco acerca de sus detalles, procesos y origen. En este retrato disfruto el contemplar a esta mujer con unos ramos de café – simplicidad en su mejor forma. El origen mismo.

Cosechando café, Fazenda Dutra Brothers, Manhuacu, Brasil (2002) / Sebastião Salgado

Algo que observo repetidamente es la virtuosidad que muchas personas llegan a obtener, ya sea en forma individual o en forma colectiva: la abilidad de jugar, la exactitud y abilidades físicas, todas en una acción singular.

El galerista Hal Gould considera a Salgado como el fotógrafo más importante del siglo 21. Si es así, no me asombra su dedicación y tiempo al documentar la belleza de los mundos que suplen el producto para la bebida de siglos pasados y especialmente del siglo presente.

.

°

.

Vea también su trabajo con Illy.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s